Manifiesto

No existe tecnología que sustituya un abrazo.

Pero estamos convencidos de su potencial para servir de ayuda a las personas que han perdido a un ser querido. Alife pone la tecnología a su servicio para que puedan tener un espacio donde compartir su cariño y sus recuerdos.

Un espacio que, como la tristeza, no entienda de horarios y puedas acudir a él cuando lo necesites, no cuando puedas.

Un espacio que, como el amor, no entienda de restricciones y puedas compartir lo que quieras. Y con quien quieras.

Un espacio que no comercie con tus datos. Tus recuerdos son tuyos, sólo tuyos y de aquellos con quienes quieras compartirlos.

Un espacio íntimo. Tú eliges con quien compartir tu cariño y tus recuerdos. Y cómo. Porque cuando pierdes a alguien nunca se está lo suficientemente fuerte como para no valorar un gesto de cariño, ni lo suficientemente débil como para no poder darlo.

En Alife creemos que sólo existe algo aún más bonito que recordar a los que no están: compartir nuestros recuerdos con quienes también le quisieron.

Pero, sobre todo, creemos en la Magia de seguir queriendo.

Alife